Homilía para el Domingo de Ramos

Ciclo A

 

Mt 26:14-27, 66

 

Lo que nos hace cristianos es SEGUIR a Jesús. Nada más.

No es suficiente ser creyente en Jesús; no es cosa abstracta o de teoría.

Hay que seguirlo. En sus huellas.

Éste es el propósito de la Semana Santa. Las huellas son un proyecto.

 

ņQué quiere decir seguirlo en sus huellas?

Es de compromiso. Ser comprometido de hacer mi parte

De promover un mundo más justo y una Iglesia más fiel a los Evangelios de Jesús. Nada más.

Eso es el proyecto de Jesús.

 

El proyecto para los seguidores consiste en:

Š      Traer la verdad donde haya mentira y decepción

Š      Promover la justicia donde haya injusticia y violencia

Š      Inspirar la compasión donde haya indiferencia hacia el sufrimiento de los más débiles.

 

El proyecto no está realizado por individuos no más,

sino por una red de pequeĖas comunidades que abrasan las actitudes y visión de Jesús.

 

Los seguidores de Jesús van a encontrar el conflicto en el camino.

Personas y grupos van a oponer al proyecto.

Va a haber resistencia porque otros no van a querer un mundo que Dios quiere.

Jesús nos dice que el camino es difícil: Toma tu cruz y sígueme.

 

El precio de seguir a Jesús es que hay sufrimiento, a veces físicamente o mentalmente.

No olvidamos la visión: un mundo más justo y una Iglesia más fiel a los Evangelios.

Es una tarea tremenda.

 

La Semana Santa es un tipo de resumen. Nos hace recordar nuestra tarea.

Seguimos juntos en las huellas de Jesús.

 

 

Rdueweke

Abril 9 de 2017